VENDETTA

Don Giuseppe, el día de mi boda fue inolvidable; tuve que hacer un atestado en el que se llevó a cabo la diligencia de levantamiento de un cadáver. Asistió el juez Vázquez Riachuelo. El cuerpo, era de un orondo invitado, hombre de leyes; defensor de narcotraficantes y de camorristas. Tres balas tropezaron con su humanidad, salpicando a mi esposa. Un año después fue el bautizo de mi hijo. Perdí a mi mujer; otras tres balas partieron su corazón y con su muerte, también el mío. Pese a todo tuve que volver a ejercer mi trabajo de jefe de policía y hacer el atestado. Lucía era la hija de aquel invitado desconocido que se lanzó para recibir los impactos. Hoy me despido. Mi familia ha recibido sus tres vendettas. Y digo tres, porque si ellos tuvieron seis balas, ahora recibo un vaso de cianuro que bebo a su salud.

Autora : Victoria Eugenia Muñoz Solano
Este microrrelato fue seleccionado en el mes de mayo de 2009 en el «I Concurso de Microrrelatos sobre abogados»

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s