Red jellyfish

El comité de vigilancia de dinero negro lo había denunciado. No había podido escapar a estar sentado allí delante del juez. El delito era no haber declarado la venta de las medusas “Red jellyfish”.
redjellyfishmicrorrelatoSu metodología era sencilla: cada vez que entregaba una, no la apuntaba en su cuaderno azul. El letrado había pedido una prórroga para estudiar la defensa. Al retomarse el juicio en su último alegato al jurado dijo:
—Mi cliente, Antonio Pérez, no merece este oprobio. Siempre ha sido un hombre íntegro pero la alta presión fiscal le ha obligado a trapichear con la venta de las nuevas gominolas “Red jellyfish”. Espero que los miembros del jurado piensen en sus hijos: si lo declaran culpable ya no volverán a ver a su querido Antonio, el quiosquero, en libertad.

Autora: Victoria Eugenia Muñoz Solano

Safe Creative #1308155592234

VENDETTA

Don Giuseppe, el día de mi boda fue inolvidable; tuve que hacer un atestado en el que se llevó a cabo la diligencia de levantamiento de un cadáver. Asistió el juez Vázquez Riachuelo. El cuerpo, era de un orondo invitado, hombre de leyes; defensor de narcotraficantes y de camorristas. Tres balas tropezaron con su humanidad, salpicando a mi esposa. Un año después fue el bautizo de mi hijo. Perdí a mi mujer; otras tres balas partieron su corazón y con su muerte, también el mío. Pese a todo tuve que volver a ejercer mi trabajo de jefe de policía y hacer el atestado. Lucía era la hija de aquel invitado desconocido que se lanzó para recibir los impactos. Hoy me despido. Mi familia ha recibido sus tres vendettas. Y digo tres, porque si ellos tuvieron seis balas, ahora recibo un vaso de cianuro que bebo a su salud.

Autora : Victoria Eugenia Muñoz Solano
Este microrrelato fue seleccionado en el mes de mayo de 2009 en el «I Concurso de Microrrelatos sobre abogados»