Storytelling y marketing olfativo

El marketing olfativo es una forma de publicidad offline; consistente en conectar un aroma a una marca. Es una forma de marketing no intrusivo ya que conlleva emociones y es evocador de recuerdos positivos en el receptor.

 En este proceso está implicado el bulbo olfatorio que conecta con determinadas áreas cerebrales que te trae a la mente esos recuerdos nostálgicos que se han ido almacenando en la memoria a lo largo de la vida.

Existen empresas de marketing olfativo dedicadas a crear olores para las diferentes marcas. Las marcas consiguen ser apreciadas por el cliente y crear en ellos una experiencia agradable y memorable durante la compra. Las tiendas de Zara Home tienen un aroma mezcla de las fragancias “White Jasmine” y “Black Vainilla” que a su vez están disponibles en forma de ambientadores mikado, esto crea un sentimiento de fidelización del cliente ya que cuando vuelve a la tienda se sentirá como en casa.

En los parques temáticos de Disney el olor que la gente puede percibir al pasear por sus calles, es un intenso aroma a palomitas de maíz; práctica que también es llevada a cabo en las salas de cine: provocando en los espectadores el deseo de degustarlas durante la proyección de la película.

¿No habéis visto gente levantarse con apremio en medio de la película para volver corriendo con un buen cubo de palomitas? ¿A que sí?

¿Qué tiene que ver el storytelling con el marketing olfativo?

Hablábamos del storytelling y su uso en el marketing en el post anterior pero, ¿pueden utilizarse juntos una buena historia y el marketing olfativo?

Yo creo que sí. Las historias pueden ser cortas en forma de microrrelatos o nanorrelatos.

Una idea de marketing y storytelling sería que en una ciudad fuera de España se pusiera una valla publicitaria con una frase que aludiera a la capital de la Costa del Sol, Málaga.  Sería  un cartel austero de letras negras impresas sobre fondo blanco en el que se leyera :

¿Te acuerdas?  Y debajo en letras mayúsculas, MÁLAGA.

  Y que un difusor estratégicamente dispuesto, liberara aroma a jazmines, la flor que conforma la bella biznaga malagueña. Si esta valla estuviera en Londres, Berlín, Roma…
Más de un turista que estuvo en Málaga se conectaría emocionalmente con el mensaje.

La valla es storytelling simplificado quizás en una palabra o una frase, sin imágenes que sobreestimulen al cerebro. El bulbo olfatorio transmitiendo el mensaje y éste llegando al cerebro.

En un minuto, nuestro querido turista, está en mi ciudad: Málaga. Reviviendo la comida en la playa, el paseo por la Calle Larios en feria o la hermosa puesta de sol en el Paseo Marítimo.

Esto es storytelling, marketing olfatorio y emoción. Esto es vender la marca Málaga por el mundo.

Si necesitas ideas que atraigan a clientes, que potencien tu marca, aquí estoy:

Victoria Eugenia Muñoz Solano©, copywriter y escritora.

Créditos de imagen: 

<a href=»https://www.freepik.es/fotos/marco»>Foto de Marco creado por user15285612 – http://www.freepik.es</a&gt;

¿Para qué sirve el storytelling en el marketing ?

El storytelling o saber contar historias parece que es un oficio antiguo que poco tiene que ver con el marketing. Siempre pensamos en los cuentos y los relatos cortos, como forma de entretenimiento primero en la infancia, y más tarde, en la adultez.

Nuestro cerebro está hecho para contemplar el mundo de forma ordenada: para que todo tenga introducción, nudo y desenlace; así, sin darnos cuenta, estamos rodeados de historias. Con ellas aprendemos, crecemos y nos desarrollamos.

Los cuentos son necesarios para poder conocer y aprehender nuestro mundo y esto, no puede pasar desapercibido por los expertos en marketing.

¿Cómo empezó el storytelling?


El storytelling empezó hace siglos en la tradición oral; con el contador de historias en el centro de una hoguera y su público alrededor escuchando con atención. Estos cuentos inspiran, hacen pensar y generan acción en el receptor.  

Los anuncios de internet: los banners, anuncios en apps y ads de Google son mucho menos efectivos que una buena historia; los bloqueadores de anuncios y los servicios premium para evitarlos hacen que ya no sean tan útiles para el marketing. La alternativa más plausible para llegar al cliente es un buen storytelling.

¿Cómo hacer efectivo el storytelling?

El storytelling necesita que el cliente se sienta identificado con el protagonista de la historia y que la historia y su conclusión le hagan ejercer una acción que es la que busca el publicista: vender su producto.

Una historia que se podría usar para vender un servicio de coaching sería por ejemplo la historia de Rocky Balboa.  ¿Quién no pierde la ilusión ante las vicisitudes de la vida? Cualquiera puede sentirse identificado con Rocky al perder frente a su oponente Apollo Creed. Cualquiera, pierde “la mirada de tigre”.

Y la historia te cuenta que estés como estés, si quieres resurgir de las cenizas, debes volver a tener la ilusión. Esto le llevará al cliente a la acción y a pedir el servicio de coaching para tener el apoyo que sintió Rocky cuando Apollo Creed pasó de ser oponente a entrenador.

Ahora es el momento en el que los publicistas recurren más a los storytellers : contadores de historias que no solo transmiten y que entretienen, si no que a través de sus personajes son especialistas en vender el producto.

Y yo, humilde storyteller, estoy dispuesta a atraer a tus clientes a mi fogata.

Victoria Eugenia Muñoz Solano©