La amapola

Fue al amanecer cuando me encaramé sobre el trigo para olisquear el perfume a tierra mojada que manaba de los campos debido a la finísima lluvia. La primavera, hacía brotar las amapolas que semejaban a las arreboladas mejillas de las chiquillas que las recogían al borde de los caminos.AMAPOLA1

 

Yo, que soy nuevo en este mundo, recién llegado a la madurez, oteaba el horizonte buscando a una compañerita con la que compartir mi recién estrenado nido. De tanto apoyarme en la espiga me caí a la zona embarrada y las patas y todo el pelaje se me ensuciaron. Decidí que así no podía presentarme ante una damisela de preciosas y curvadas orejas. Tendría que dejar mis tentativas de cortejo para más adelante. Volví hacia mi gramínea pero al subir, resbalé.

Entre las ramas secas del suelo, una sibilante serpiente apareció no sé yo de dónde. Abrió y descoyuntó  su boca y me quedé encajado dentro. Nunca había estado tan apurado, ni siquiera con los gatos que rondaban por las noches. Mi corazoncillo gritaba encerrado en mi cuerpo. Mi cabeza ya no pensaba, del miedo sentí desmayarme.

Súbitamente el cielo se trasformó en plomo. Un trueno hizo que la serpiente se moviera agitada. El suelo que ya estaba algo encharcado, ahora rezumaba agua  y la “bicha” tuvo que soltarme para no ahogarse. La mano de Dios tenía que estar en la providencial tormenta, porque,  ¿quién si no iba a salvar a un humilde ratoncillo de aquel súbdito de Satán?

Era el atardecer. Los vencejos bailoteaban contentos. El cielo se tornó trasparente, y unos colores lo llenaron: rojo, naranja, amarillo, verde, azul, añil y violeta. Por delante, pasó un mirlo dando pequeños saltitos, hincaba su pico en el suelo sacando lombrices con gran rapidez y maestría.

Me fui directo a él pues al tener más edad que yo, tenía que haber visto antes ese espectáculo de color:

-¿Qué es esto que hay en el cielo, señor?- le pregunté aún asombrado mientras señalaba.

– Es el arco iris, que siempre surge justo después de perder la esperanza.

  Feliz tras contemplar tanta belleza, y con la ilusión por vivir recuperada, pues prácticamente me daba por muerto; comí un poco de grano, respiré hondo y me acicalé lo mejor que pude. Estaba dispuesto a encontrar a la amapola de mis sueños: de bellas orejas curvas y pelaje argénteo como la luna.

Victoria Eugenia Muñoz Solano© TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

 

Advertisements

Vuelta al blog

Queridos lectores:

Hace tiempo que no publico mis cuentos y relatos en el blog, pero quiero retomarlo y espero que con ilusiones renovadas y con todo el empuje. Me gustaría que esta vez colaboréis opinando y no solo leyendo, pues un escritor necesita del feedback de los lectores. (Si me decís que no os llego con la historia, haré mayor esfuerzo por llegar y si por el contrario me respondéis que sí os gusta, tendré una auténtica motivación para continuar y seguir mejorando.

Un abrazo

Victoria Eugenia Muñoz Solano

Vídeo reseña de “Las puertas de la literatura”

Carlos Mauricio Jr. es un booktuber mexicano que tiene, en mi opinión, el mejor canal de reseñas de Youtube. Carlos es un ávido lector que lee con pasión y que disfruta verdaderamente de la literatura. Es por todo ello,  por lo que le sigo desde hace tiempo.

Recuerdo que mientras escribía “El senderista” soñaba con terminarla cuanto antes porque quería que este booktuber leyera mi novela y opinara sobre ella. Le tengo en gran estima y para mí su opinión es más que válida.

Para los que quieran reír viendo reseñas ingeniosas, salpicadas de buen humor y amor a los libros, les recomiendo que se suscriban a “Las puertas de la literatura” de Carlos Mauricio Jr.
Y ahora, queridos lectores, les invito a que disfruten de su vídeo reseña sobre “El senderista”:

LINKS DE AMAZON:
AMAZON ESPAÑA: goo.gl/WQVvSp
AMAZON USA: goo.gl/uPPSdg
AMAZON MÉXICO: goo.gl/L8ib7D

Reseña de “El senderista” en el blog “Mis queridos sabuesos”

Queridos lectores:

Hoy me he encontrado con la sorpresa de una magnífica reseña de mi novela, El senderista, en el blog de novela negra “Mis queridos sabuesos“. Un blog llevado magistralmente por Julio de Mingo González y que cada vez cuenta con más y más seguidores.

Os pongo el link de la reseña que ha tenido la deferencia de hacerme este lector incansable de novela policíaca; que decidió un buen día comprar mi novela en formato papel. (Se nota que es un romántico de la literatura.)

Seguid el link para ver su reseña:

http://misqueridossabuesos.blogspot.com.es/2015/12/el-senderista.html

El senderista

“El senderista” gratis el jueves 10 y el viernes 11 de diciembre

Queridos lectores:
Con gran satisfacción quiero brindarles nuevamente mi novela, El senderista, durante 2 días GRATIS en Amazon. (Anteriormente la novela tuvo en total 519 descargas)
Si tenéis un móvil, una tablet o un Kindle podéis leerla. Los pasos a seguir:El senderista

1- Tener cuenta en Amazon. Tan solo tenéis que registraros NO hace falta que pongáis tarjeta de crédito ni nada.
2- Descargar, en el dispositivo en el que lo vayáis a leer, buscando en Google Play la app Amazon Kindle.
3-Hacer login con vuestra dirección de correo electrónico y la clave de Amazon en la app que tengáis instalada en vuestro dispositivo.
4- Ir al link que os voy a dar y clickear después, sobre comprar ya en 1 click.(compras, eso sí pero por 0 euros)
5- Enviar al dispositivo que tengáis sincronizado con Amazon.
6- Aparecerá y se descargará enseguida. El link que tenéis que abrir a partir del jueves 10 es el siguiente:

http://www.amazon.es/SENDERISTA-Victoria-Eugenia-Mu%C3%B1oz-Solano-ebook/dp/B011ANCQTI

A pesar de que el libro será gratis esos días, descargarlo también es una forma de apoyarme para darme a conocer como escritora en Amazon.
Aunque, si queréis apoyarme un poquito más y leer el libro antes que nadie, podéis comprarlo por 2,99 euros. 🙂

Un abrazo

Victoria Eugenia

Hoy en el top 100 de policíaca de Amazon

Hola a tod@s:

Mi novela “El senderista” está en oferta a 0,99 euros hasta el día 9 de octubre. Hoy he tenido la sorpresa que se ha situado en el puesto 46 del top 100 por delante de “La falsa pista” del desaparecido Henning Mankel. He hecho una captura de pantalla pues las listas son muy cambiantes y quería guardar el momento que he quedado por delante de semejante genio del suspense. BESTSELLERS AMAZON 7 OCT

Cuando pase estos días la volveré a poner a su precio habitual (2,99). Espero que los que la compréis la disfrutéis. El link:http://www.amazon.es/SENDERISTA-Victoria-Eugenia-Mu%C3%B1oz-Solano-ebook/dp/B011ANCQTI

Un saludo

Victoria Eugenia

Encuesta para mi blog biociencia

Hola a tod@s:

No sé si sabéis que tengo un blog de Ciencia: https://blogbiociencia.wordpress.com/
Os invito a que lo visitéis. La temática es totalmente diferente a la de este blog que es literario. Es un blog sobre biomedicina. Los avances científicos me apasionan, pues soy bióloga. Aunque lo que más me gusta es hacerlos llegar al gran público. Por eso, para retomar mi actividad, he decidido crear una encuesta de opinión. Y así saber sobre qué tema científico tenéis mayor interés en conocer:

Saludos al visitante americano

Hello,

I want to greet to the silence and mysterious visitor from USA. I wish you’d leave me a little message after the stories that you have liked most. I have noticed that you are entering in my blog almost everyday and I have to thank you because I’m not soldado-afroamericano-salute-flag-retro-41612559adding new entries. I hope to launch very soon my novel.  Do you want to be my reader?

Regards from Spain

Victoria Eugenia

Hola:

Hoy quiero saludar a un silencioso y misterioso visitante de E.E.U.U. Me gustaría que dejaras un mensajito después de los relatos que más te hayan gustado. Casi todos los días me visitas y he de agradecértelo dado que no estoy agregando nuevas entradas en mi blog. Espero lanzar pronto mi novela.¿Quieres ser mi lector? Saludos Victoria E.

La muñeca- robot y el Scalextric link con audiocuento al final

Los días se habían hecho más cortos, las tardes que hasta hacía poco olían a castañas y a batatas asadas, ahora eran tardes refulgentes de luces titilantes, mantecados, turrones y compras navideñas.

Estábamos ya en plenas fiestas de Navidad, esa fiesta consumista cuyo verdadero sentido se ha ido difuminando con el paso de los años: catálogos de juguetes, grandes almacenes, prisas, opíparas comidas, niños señalando lo que quieren o dejan de querer. Pero todo esto, que alegra el corazón a muchos, a otros, se les convierte en una auténtica pesadilla.

— ¡Ana, estoy harto! Este año será el último en casa de tus padres.
— No sé cómo quieres que sea el último si ninguno de los dos tenemos trabajo. ¿Dónde vamos a vivir? ¿Bajo un puente? ¡Ah! Y esa es otra… ¿Y los Reyes? ¿Qué va a pasar con los Reyes, eh? El niño ha pedido un Scalextric y la niña la famosa muñeca- robot que cuenta cuentos y canta.

Desde que les quitaron la casa, Paco sufría horribles dolores de cabeza, pero nada comparado con el que comenzó a sentir al discutir con su mujer sobre los regalos de Reyes. En la familia todos estaban igual de “tiesos” que ellos, por lo que nadie podía ayudarles y encima los juguetes de este año parecían más caros que nunca.

Sin embargo, se negaba a quitar la ilusión a unos niños tan pequeños; pero por otro lado tenían que comer todos los días. Sí, había preguntado en Cáritas, pero allí no conseguiría lo que querían Antoñito y Carmencita. Tendría que conformarse con cualquier otra cosa que no habrían pedido.

¿Qué les diría? “Niños, es que los Reyes están en crisis.” “Pero si son Magos, papá.”, responderían ambos con sus ojazos comenzando a desbordarse de lágrimas, a la par que agitarían sus cabecitas llenas de rizos.

Después de estar dándole vueltas a la cabeza durante todo la tarde. Por la mañana Paco se fue a un supermercado para comprar una paletilla de jamón.Tras esto se dedicó a hacer papeletas. Pensó que si lograba venderlas todas, cada una a un euro, podía ganar lo suficiente para comprar los regalos. Estuvo todo el día deambulando de acá para allá. Pero toda la gente del barrio estaba igual que él: sin un euro y menos aún para una rifa de tan exiguo premio. Entró en todos los comercios. Sólo cuando llego a la tienda de Peter, irlandés apodado como “el pelirrojo”, le pudo vender unas cuantas, y eso que el hombre tenía una tienda de ultramarinos gourmet en la que los jamones de pezuña negra atiborraban las paredes.

elpelirrojo

Estaba descorazonado, pues su intento de salvar la Navidad, sería del todo infructuoso; por ello no quería ni volver a casa. Se cruzó con el barrendero cubano del barrio; ese que siempre cantaba y bailaba salsa al tiempo que trabajaba con su escoba.

—¡Eh, pana te veo como tristón! ¿Qué pasa, chico?
— No, no te voy a contar mis penas. Estamos en Navidad y no es cosa de chafarte las fiestas.
— ¡Eh, desahógate! En Cuba desimos las penas compaltidas pasan mejol.
—Este año los Reyes Magos no van a venir a mi casa. Me entran ganas de entrar en el Corte Inglés y coger lo que necesito. Es de justicia, ¡con lo que esa gente gana!—dijo Paco con angustia y rabia.
—Tranquilo, amigo verás cómo pronto las cosas mejoran.

Barrendero1

—Pues no sé cómo… Gracias por los ánimos Raimundo. ¡Y Feliz Año!
“No sé cómo me quedan ganas de decir Feliz Año, más bien, ¡Feliz Mierda de 2015!”, pensó.Se encaminó al chino de la esquina. Sintió apuro al tener que pedirle que le ayudara a vender las papeletas, que las pusiera a la vista detrás de él en el mostrador. Era un chino poco común pues siempre estaba de broma, sacándole chiste a todo.
Chino sonriente

—Adiós, amigo. ¡Gracias!

Mientras terminaba el último acorde del concierto de Año Nuevo, Paco llegaba a casa de sus suegros con la cara agachada, el alma en los pies y los ojos mirando al suelo.

—¡Eh, papá! ¿Cómo se llamaba la marcha que la gente aplaudía?

—Marcha Radetzsky, Antoñito.

—Vamos, a hacerla Carmen. —dijo el niño cogiendo las manos a su hermana imitando el aire solemne del director de orquesta mientras tarareaba: — Parapam, parapam, parapampanpam, parapam parapam parapampampam…

Y otra vez el dolor de cabeza…

Pasaron los días y no hubo un día que Paco no se acercara al chino a preguntar por las papeletas. El hombre le dijo casi disculpándose que las diez que se habían vendido las había comprado él mismo. Así que ante el fracaso de la venta de las papeletas, se encaminó a pedir los juguetes que la iglesia tuviera a bien darle. Por lo menos, los niños no se iban a encontrar con la habitación vacía. Además, con los globos que le había regalado Yang llenaría el cuarto.

Llegó al fin el día de Reyes. Y Carmen y Antonio se levantaron; dando grititos se quitaban las legañas. Tras un rato de aturdimiento, levantando los globos para buscar los juguetes, por fin pararon y se percataron de lo que en el cuarto había:

— Pero, ¿dónde está la muñeca-robot? —dijo sorprendida Carmen.

—¿Y el Scalextric?  —dijo Antoñito con voz desencantada a su hermana después de estar un rato rebuscando.

Había una carta junto a sus camas, que el mayor intentó leer. Como era muy lento leyendo, decidieron llevarla al dormitorio de sus padres para que se la leyeran.

—Léela papá, que me entere yo qué les ha pasado a los Reyes.

“Queridos Antonio y Carmen: No hemos podido traeros vuestro pedido porque hay muchos niños a los que repartir juguetes y este año los Reyes…

Entonces sonó el timbre de la puerta. Paco se puso la bata y abrió la mirilla para ver quién era:

—No, no puede ser —dijo.

—¿Quién es, Paco?—preguntó la mujer desde la habitación.

Tras abrir, los niños abrieron la boca de par en par pues estaban entrando en su casa tres hombres ricamente ataviados:

 Uno de barba blanca, ojos achinados y una gran corona; otro con barba y rizos pelirrojos cuya sonrisa de oreja a oreja le atravesaba toda la cara y por último un corpulento negro con un turbante bordado y un penacho de plumas.

—¿Pero, es que los Reyes querían venir a vernos?

—Sí, Antoñito, así continúa la carta.—respondió Paco llorando.

“Queridos Antonio y Carmen: No hemos podido traeros vuestro pedido porque hay muchos niños a los que repartir juguetes y este año los Reyes…

… hemos decidido que como nos retrasaremos en el reparto, os entregaremos en persona la muñeca- robot y el Scalextric. Porque habéis sido muy buenos, y unos niños tan buenos merecen siempre lo mejor…

—Mira, Carmen. Papá también debió de ser un niño muy bueno. ¿Has visto cómo le están abrazando los Reyes Magos?

—¡Sí, Antonio! Cuando volvamos al cole le diremos a todos que papá es el mejor amigo de los Reyes.

 Victoria Eugenia Muñoz Solano

Safe Creative #1212234237285

Queridos lectores:
 Este relato lo escribí hace tiempo. Ahora gracias a Pep Pazo podéis escuchar la versión en audiocuento. La grabación para mi gusto estupenda. Si queréis disfrutarla solo tenéis que escuchar siguiendo el link:

La muñeca- robot y el Scalextric