El colegio

— Tendrá que quedarse a dormir la mayoría de los días, ¿está de acuerdo?

— No me importa estar interna con tal de poder trabajar.

Fui yo la que me postulé para el puesto; llevaba años esperando para poder desarrollar mi vocación docente.

En realidad, pensaba que ya no existirían internados como aquel. Todos eran niños ricos, pero muy disruptivos, tanto como para protagonizar cada uno varios episodios de “Hermano Mayor”.

Firmamos el contrato y yo feliz porque iba a poder por fin dar mis clases y el salario era francamente bueno.

Una noche entró un chico en mi habitación con las manos llenas de sangre.

— ¿¡Qué has hecho!?

— Ya no podía más, no podía más.

En la habitación ningún alumno dormía, todos gritaban: era el fin de Roberto, el Abusón.

Desde entonces decidí dejar de enseñar: la imagen de aquel camorrista con el cuchillo del almuerzo clavado en el corazón, me persigue todas las noches.

Victoria Eugenia Muñoz Solano©

2 comentarios en “El colegio

    • Hola, Amalia:
      Muchas gracias por leerlo. Me alegro que te haya gustado. Puedes bajar en la página y seguir leyendo los últimos. Si quieres subscribirte y estás en un móvil, baja hasta el final la página y deja tu correo en el casillero. Si estás en un pc en la parte derecha de la página está el mismo casillero.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s