饾棙饾椆 饾椉饾椃饾椉 饾棻饾棽 饾棸饾椏饾椂饾榾饾榿饾棶饾椆

A la madre de Anto帽ito no le gustaba que se pasara el d铆a en el descampado con aquellos gamberros; prefer铆a que estuviera las horas muertas con el m贸vil que le regalaron por la comuni贸n.

脡l era un ni帽o como los de antes: de esos que les gusta hacer batallas de indios y vaqueros subi茅ndose a coches herrumbrosos y tomando a las tuber铆as por trincheras.

Un d铆a jugando con sus amigos, la cara de Anto帽ito que estaba roja de tanta batalla, se puso tan blanca como la pared.

鈥 隆Aqu铆 hay un ojo! 鈥攅xclam贸 se帽alando agachado por detr谩s de las tuber铆as-trinchera.

Paco y Pepe, sus amigos de batalla, clavaron sus pupilas sobre la extra帽a pupila azul y se miraron con gesto grave; hasta que uno de ellos empez贸 a llorar.

Antonio tom贸 el m贸vil, casi por vez primera, y marc贸 el n煤mero de la Polic铆a.

鈥 驴隆Polic铆a!? En el descampado hay… un MUERTO.

Victoria Eugenia Mu帽oz Solano漏

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesi贸n:

Logo de WordPress.com

Est谩s comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Est谩s comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Est谩s comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s