Perdida en la selva (Parte III)

Si no has leído la primera parte: https://losrelatosdevictoriaeugenia.wordpress.com/2021/04/04/perdida-en-la-selva-parte-i/

La segunda parte: https://losrelatosdevictoriaeugenia.wordpress.com/2021/04/05/perdida-en-la-selva-parte-ii/

Perdida en la selva (PARTE III)

Los cazadores no podían creer que una manada de elefantes tuviera un ritual funerario y encima con un ser que no era ni de su especie.

Denali, como si fuese un caballo desbocado, salió al galope con sus orejas desplegadas de par en par, amenazantes. Asía a cada hombre como si fuese un muñeco de trapo. Los zarandeaba con su trompa y los iba tirando uno a uno por la ladera.

Ladera abajo había un Jeep y dentro dos guardas del parque. Atónitos habían presenciado la escena. Tenían preparadas las esposas para ir colocándoselas a su respectivo furtivo conforme iban cayendo: no era la primera vez que los detenían.

—Quédate aquí que voy a ver si han hecho algo a los elefantes.

—Ten cuidado, Rahul. Uno de ellos, parece estar poseído por la diosa Kali.

Rahul llevaba un maletín con material para hacer curas. Silencioso y con lentitud se acercó al grupo que había hecho un círculo en torno al tigre. Denali sabía que no era un cazador e hizo una señal a su manada para que lo dejaran pasar a donde descansaba, Shauri.

El hombre tocó la suave y rayada piel. El animal estaba todavía caliente. Tenía la mano apoyada sobre su lomo cuando de forma inesperada, ésta se levantó…

—¡No estás muerto, compañero! ¡Qué alegría! La herida de tu costado es grande, pero te vendaré para que pares de sangrar y te llevaré a que te curen. —dijo el guarda al tiempo que se abrazó a su lomo en un gesto de cariño.

Rahul , un indio de unos cuarenta años, de complexión atlética y aguerrida, bajó la ladera con el animal sobre los hombros: le esperaba su compañero en el coche y otro guarda que venía en un nuevo jeep, que había sido avisado por radio, para llevar a los cazadores a la Policía.

Madre e hija contemplaron cómo se llevaban al tigre; frotaron sus trompas y volvieron a su valle, felices por estar de nuevo juntas y por saber que su amigo, sobreviviría.

El hombre es el único animal que caza sin tener verdadera necesidad; los demás no son ni buenos ni malos, simplemente son depredadores que cazan para vivir.  El altruismo* y el instinto de conservación entre especies, también es parte de ser un depredador y este fue el caso de Shauri: aquel tigre de corazón noble y valiente  que salvó la vida a la pequeña elefanta.

Victoria Eugenia Muñoz Solano© TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS.

*Altruismo: significa en Biología sacrificar el bienestar de uno mismo por beneficiar a un tercero. Existe altruismo intraespecífico, en la misma especie, e interespecífico entre especies diferentes; este último sucede en menos ocasiones. 

Bibliografía:

https://elpais.com/elpais/2016/11/29/ciencia/1480417791_588797.html

https://www.seeker.com/helpful-humpback-whales-altruistic-animal-photos-1769918539.html

For my non-Spanish speakers readers.  You can read my stories on your mobile in English or any other language by scrolling down the page until you find the Google Translate image.  Click on the Google Translate image and choose the language you want to translate to.

 From Spanish to English, Hindi, Portuguese, Italian…

The Google tool will translate the entire blog.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s