Perdida en la selva (parte II)

Si no has leído la primera parte, aquí tienes el link:

https://losrelatosdevictoriaeugenia.wordpress.com/2021/04/04/perdida-en-la-selva-parte-i/

Perdida en la selva (parte II)

Al día siguiente estuvieron andando largo rato y en un momento, el tigre cambió su postura, aplanándose sobre el terreno, casi desapareciendo de su vista. Tras esto movió sus cuartos traseros y asaltó a una gacela; engulléndola con voracidad al cabo de que ésta abandonara la vida.

A la pequeña le tembló el cuerpo de arriba a abajo por la terrible visión del tigre comiendo la carne de otro animal. Ahora era cuando se percataba de lo peligroso de su osadía.

—¿Por qué no me comiste?

—Porque yo, a diferencia de los hombres, cazo cuando tengo hambre: acababa de comer cuando te vi en el río y, además no lo hice, porque tengo corazón.

Tras una larga jornada caminando con cierta dificultad para Daya, ya que el terreno de la vereda del río estaba lleno de rocas y era resbaloso, el día al fin volvía a declinar. Sin embargo, el tigre y la elefanta no pudieron esta vez tumbarse a descansar porque la brisa les trajo el sonido de las voces humanas…

 Eran los cazadores furtivos que aprovechaban el anochecer para poder cazar sin ser vistos por los guardas del Parque Nacional de Jim Corbett. El encargo era traer un tigre de Bengala: con lo que les pagaban podrían vivir todo un año sin dar golpe.

—¡Mira, Ajay! Un tigre joven y una cría de elefante. Podríamos dar caza a los dos.

—¡Challó, challó*! —exclamó en un susurro excitado el otro para no espantarlos.

Las balas comenzaron a rasgar el aire por todas partes, cercando a los dos animales, con un silbido de muerte.

Tigre y elefanta corrieron hacia la espesura, los proyectiles seguían silbando y las voces se escuchaban de fondo contrariadas. Abrazados y aplastados contra el suelo se quedaron por largo rato. Daya temblaba y gemía hacia adentro.

—No hagas ruido, pequeña. Los conozco y seguirán dando vueltas por aquí. Al menos hasta el amanecer. Apriétate junto a mí como si fuera yo tu madre. Los hombres van a por mí:  me quieren matar porque mi piel es para ellos hermosa.

—Es muy bella, señor. En eso tienen razón los hombres.

—Una vez, una de las que cosas que lanzan los hombres, me mordió en la pata y sangré. La herida no fue grave, pero aún la tengo ahí, incrustada, y a veces me duele hasta tal punto que cojeo. Te llevaré hasta tu madre, no moriremos; así que silencio.

Cuando el día comenzó a despuntar los furtivos ya se habían ido. Ahora les tocaba reanudar el camino y seguir remontando el río.

Fue al atardecer cuando vieron los primeros elefantes. Caminaron un poco más metiéndose entre los árboles. Daya no podía creerlo, al distinguir de entre el grupo a su madre. Los elefantes se mostraron agitados ante la presencia de tigre de Bengala.

Denali, no se lo pensó y fue directa hacia ellos. Su cría estaba junto a un tigre y tenía que salvarla del peligro al precio que fuera.

—Por favor, no se coma a mi Daya. Doy mi vida por ella. Cómame a mí.

—¡No me interesa! —gritó el tigre. — Me llamo, Shauri. Sí, soy un tigre y lo normal es que me coma crías despistadas, pero tengo corazón y quise traérsela.

Los dos hombres no se rindieron la noche anterior y esta vez se juntaron con otros cazadores haciendo la incursión en el valle:  habían seguido las huellas que el tigre y la cría de elefante habían dejado en el limo, mientras anduvieron por el margen del río Ramganga.

La elefanta barritó con fuerza nada más ver a los furtivos, pero la bala ya había alcanzado su objetivo: Shauri, el valiente tigre de corazón noble, caía y quedaba desparramado en el suelo. Los elefantes lo rodearon y comenzaron, con sus cabezas gachas, a depositar ramitas verdes sobre su cuerpo inerte.

*Challó: palabra procedente del hindi que significa, vamos.

CONTINUARÁ…

Victoria Eugenia Muñoz Solano© TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS.

El desenlace aquí :

For my non-Spanish speakers readers.  You can read my stories on your mobile in English or any other language by scrolling down the page until you find the Google Translate image.  Click on the Google Translate image and choose the language you want to translate to.

From Spanish to English, Hindi, Portuguese, Italian…

The Google tool will translate the entire blog.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s