“El monje”: microrrelato al paso de Zamarrilla

Hola a tod@s:

El presentador del especial de Semana Santa de PTV, Coco, tuvo la deferencia de leer mientras pasaba la Virgen de Zamarrilla mi microrrelato “El monje”. Su locución sentida y pausada le da una gran emotividad al texto que escribí un buen día para un concurso de microrrelatos del periódico la Opinión de Málaga.

La imaginación se abre camino ante cada frase pronunciada y la imagen de la Virgen con sus ojos al cielo hacen el resto.

Un abrazo para Coco y espero que disfrutéis como hice yo de la lectura del microrrelato “El monje”EL MONJE Espero que os haya gustado 🙂 A mí me ha hecho mucha ilusión.

Para los que no conozcáis la leyenda de Zamarrilla en la que se basa mi microrrelato y queráis entender quienes son los personajes principales y su sentido, os pongo el link de la Leyenda de la Virgen de la Amargura o Zamarrilla.( Leed con atención la sección “Penitencia y muerte”)  :
http://www.gibralfaro.uma.es/leyendas/pag_1646.htm

El reloj

—Como puede ver este reloj es de los que ya no se hacen. Es un Duward, de carga manual de quince rubíes. No es tan preciso como lo es un reloj a pilas pero ese es el sabor añejo de los relojes antiguos.
—¿A quién perteneció?
— Es un reloj de señora. Según la ficha, el reloj fue entregado a una casa de empeños en 1933.
El hombre miró el reloj de cerca, escuchó su tic-tac y luego lo sopesó. Tras esto, le dio la mano al relojero y le entregó el dinero que pedía por él.

relojantiguo.jpg

—¡Feliz cumpleaños, Paula! —le dijo Alfredo a su hermana menor.
Paula con sus ojos almendrados y sonrisa sincera, se quedó contemplando el reloj amarilleado por el tiempo.
–¿Te gusta?
—¡Sí, es un regalo muy original!
Tras darle cuerda, la joven se acercó el reloj al oído para apreciar su sonido. La fiesta continuó hasta tarde y luego todos se despidieron.

El piso de Paula se había quedado vacío pero lleno de cosas por recoger. Cansada, se tendió sobre el sofá. En su muñeca latía el reloj que llevaba años sin vida en un cajón de relojero: tic-tac, tic-tac, tic-tac…

Paula abrió los ojos. Al escuchar la puerta, se levantó sobresaltada. Había irrumpido una mujer en su salón.

—¿Quién eres?
— Ich bin Nora.
—¿Nora?

El sonido de unas botas aporreando el suelo del descansillo se acercaba con fuerza amenazadora.

—Hilf mir! Mein Gott! – la joven miró suplicante a Paula.

Entraron unos hombres con camisas marrones. Nora, que llevaba una estrella cosida en la manga, se escondió tras el sofá. Paula con los ojos tapados con sus manos, sólo escuchó un estruendo. Después vio el cuerpo de Nora tendido sobre su propia sangre. La joven tenía en su muñeca un reloj de pulsera idéntico al suyo.

Paula miró su reloj, el tic-tac continuaba impasible.
Se dio la vuelta llorando y cuando volvió a mirar… Se encontró de nuevo sola.

Victoria Eugenia Muñoz Solano©

Reseña “En la otra vida”

en la otra vidaAunque en el blog no he hecho ninguna reseña literaria hasta ahora, voy a hablaros de la ópera prima del escritor Guillermo Blanes del Águila: su novela “En la otra vida”, así lo merece.

La acción de la novela comienza cuando el periodista Tomás Quintero descubre a la población de Segovia, a partir de un artículo en su periódico, la trama de una secta satánica. Desde ese momento su vida y la de su familia estarán seriamente amenazadas.

Al tiempo un escritor célebre poco antes de su muerte está obsesionado en ponerse en contacto con alguien a quién desconoce. Ese alguien es Tomás, el periodista amenazado, que señalado por el destino, acude a una cita para recibir ese mensaje. La portadora del mensaje es una mujer envuelta de misterio y que será clave e hilo conductor de toda la historia.

Todo esto ocurre en un ambiente inquietante y oscuro de la Segovia de los años 70. Con un lenguaje florido y metafórico a lo largo de todo el texto.

Debo resaltar que hay una similitud en la voz de este escritor con la de Carlos Ruiz Zafón. Su paralelismo se encuentra en la sonoridad del texto, el ritmo y la forma de usar el lenguaje. Así como la concurrencia de personajes entrañables como “El Alambre”, o el vigilante grandullón del “Cementerio del Santo Ángel”. Similitudes que no impiden que la voz de Blanes brille con personalidad propia.

Las subtramas están estructuradas de forma que al final choquen entre sí culminando en la trama principal. Me llama la atención como escritora que la novela se estructure en un clímax-anticlímax-clímax

¿Qué quiere decir esto?
Que cuando se vislumbra el final (clímax) y parece que está ocurriendo la resolución de la historia (anticlímax); surge un obstáculo en la trama que impide este final y lleva a otro (clímax o punto álgido de la trama) hasta su resolución. La estructura se dibujaría en dos jorobas:

EN LA OTRA VIDA DIBUJO

Como conclusión:
“En la otra vida” es una novela que hace que el lector, a lo largo de los capítulos, se vaya planteando las preguntas existenciales que todos nos hacemos alguna vez en la vida y que al tiempo de generar inquietud, entretiene al ir conociendo el devenir del personaje principal, Tomás Quintero.
Os recomiendo esta historia que cobra actualidad por la presencia del mal en un contexto asfixiante de corruptelas políticas, muerte y odio.