La Ninfa

Otra vez eran las diez y media; hora en la que Atón, Obi Wan, Thor y Locodeamor quedaban en el messenger con Ninfadríade.

Eran hombres de edades y circunstancias muy diferentes:
Atón, que rondaba la cincuentena, llevaba a sus espaldas un matrimonio fracasado y dos hijos veinteañeros a los que prácticamente desconocía.
Obi Wan, era un “friki” cuya única afición era Star Wars y sólo era capaz de hablar con las chicas a través de internet. En el caso de Thor  era diferente pues se trataba de un militar que como nunca tenía un destino fijo, no llegaba a conocer a fondo a ninguna mujer  y por último estaba Locodeamor : un romántico enamorado del amor.

Ninguno de ellos conocía a Ninfadríade pero de lo que estaban realmente seguros era que si no tenían un contacto real con ella; estarían perdiendo quizás, el último tren que les permitiría hallar la felicidad.

Un día el friki Obi Wan, hackeó el messenger; con ello supo que Ninfadríade hablaba con tres personas más. Así que invitó a los otros tres a un privado mediante el cual quedaron en persona.

Allí estaban los cuatro oponentes en el Mc Donald´s del centro de la ciudad.
El motivo de aquella reunión no era otro que decidir cómo iban a conocer quién era esa mujer que se había presentado tan seductora como esquiva.

Obi wan les dijo a sus compañeros que aportaran datos que ella hubiera compartido con cada uno de ellos en sus conversaciones:

—“Soy tan ligera como las ninfas.”— dijo Thor.

—“Vivo en todos lados”.— aportó Locodeamor.

—“Ni tuve ni tendré hijos.”— añadió Atón.

De repente a todos les sonó el móvil; era un mensaje. Y éste decía así:

“Seguid a vuestro corazón y allí estaré yo”.

Los cuatro desconocidos se miraron entre sí y sin decir palabra alguna se levantaron de golpe. Había una iglesia en la plaza aledaña y llegaron allí corriendo. Se pararon encima de una losa sin saber porqué. El sudor frío perló la frente de los cuatro. Miraron al suelo y vieron una lápida que rezaba:

“ Aquí yace Lucrecia Martínez del Río 1860—1878”

Entonces fue cuando aquellos desconocidos se percataron de quién era verdaderamente Ninfadríade.

Victoria Eugenia Muñoz Solano

Safe Creative #1301244424126

Advertisements

2 thoughts on “La Ninfa

  1. Me gustó mucho la narrativa, pero no te niego que me perdí al final, ¿Lucrecia existió en la realidad? Perdona mi ignorancia pero este referente no lo conozco. Un abrazo.

  2. Spoiler:
    Lucrecia es un personaje inventado. Ninfadríade o Lucrecia es el espíritu o fantasma de una joven romántica que vivió en el s XIX y que juega con los sentimientos de cuatro hombres, que son presentados a través de sus nicks,(Thor, Locodeamor, Atón y Obi Wan). Todos los días habla con ellos a la misma hora hasta que uno de ellos, el friki Obi Wan, se da cuenta hackeando el messenger que Ninfadríade habla con otros tres pretendientes más. Se pone en contacto con los demás y quedan para averiguar quién es la chica que les quita el sueño. Ella misma decide terminar con su juego llevándoles al lugar dónde residen sus restos .
    Tengo una imagen que yo misma he creado de la lápida pero no sé si colgarla o no. ¿Qué te parece?

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s